Interesante recordar por qué falla una junta:

  • Material no compatible con el medio: temperatura, presión o fluido.
  • Material excesivamente blando.
  • Material que estalla con el apriete.
  • Material que se impregna del fluido.
  • Juntas no cortadas adecuadamente (por ejemplo, de diámetro interior menor que el nominal de la tubería.
  • Ciclos térmicos, paradas y arranques de equipos.
  • Vibraciones y golpes de ariete.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra Política de Cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies